lavozdigital.es
Edición:|

Cádiz

| | Personalizar
|

Historia de un acontecimiento social

En la ciudad de Sanlúcar de Barrameda en el día 20 del mes de septiembre del año 1845, reunidos los Sres. D.Ramón Larraz, Conde de Monteagudo, D.José M. de Pastrana, D.José M. Lacave, D.Tomás Woulfe, D.Rufino de Eguino, D.Mariano Nogués, D.Fernando Gómez de Barreda y Torres, D.José Manuel de Molina, D.Francisco Javier Leonar, D.Pedro Carrere, D.Antonio de Ambrosy, D.Juan N. Colón, D.Santiago de Luchi y D.Pedro Castelló, se acordó formar una sociedad que bajo el título de Sociedad de Carreras de Caballos de Sanlúcar de Barrameda, fomente la raza caballar andaluza cuyo interesante ramo, es de conocida utilidad para la agricultura de este país.

Para ello se formaron unos estatutos que elevándolos al conocimiento del Jefe Superior Político de la provincia, se sirviese dar su aprobación. Formados y dirigidos por medio del Sr. Alcalde de la ciudad de Sanlúcar, fueron aprobados por la autoridad superior de la provincia el 22 de octubre último. En una sesión celebrada el 31 del mismo, se instaló la sociedad y se acordó la impresión de los siguientes estatutos o reglamento.

En los estatutos fundacionales se indica expresamente que una de las actividades que llevará a cabo la sociedad será la celebración de carreras de caballos, celebrándose las primeras en las playas de Sanlúcar de Barrameda, en la tarde del 31 de Agosto del año 1845.

Tradicionalmente se ha admitido que el origen estuvo en las competiciones informales que realizaban los dueños de ganado equino que era utilizado para el transporte de pescado desde el antiguo puerto de Bajo de Guía hasta los mercados locales y de poblaciones cercanas.

Las primeras carreras de caballos celebradas en España al estilo inglés tuvieron lugar en la finca Alameda de Osuna (Madrid) en el año 1835. Fueron unas reuniones hípicas intermitentes (1835, 1843, 1849) que iniciaron en España la afición por las pruebas de velocidad, muy similares a las que actualmente se siguen celebrando en los hipódromos españoles de San Sebastián, Sevilla, Mijas, Dos Hermanas y Sanlúcar de Barrameda.

Tras muchos años en los que la Sociedad de Carreras de Caballos de Sanlúcar de Barrameda fue la única responsable de la celebración de las anuales competiciones hípicas en la playa de Sanlúcar, como acto social más representativo de sus actividades anuales, la organización de las carreras de caballos pasa a depender del Excelentísimo Ayuntamiento de la ciudad que las incluye en sus programas veraniegos como el festejo más atractivo y singular de cuantos se ofrecían a sanluqueños y numerosos visitantes.

No hay documentación ni datos que puedan negar a las carreras su condición de ser las segundas en antigüedad que fueron reglamentadas en España y las más veteranas de entre las que actualmente se celebran en el país.

A partir de 1981 las Carreras de Caballos en las Playas de Sanlúcar cobraron mayor impulso al refundarse la antigua Sociedad de Carreras de Caballos de Sanlúcar de Barrameda y aprobarse sus Estatutos el 3 de marzo de ese año.

A partir de entonces, las carreras de caballos, bajo la dirección exclusiva de la Sociedad de Carreras de Caballos de Sanlúcar de Barrameda adquieren una dimensión desconocida hasta entonces, superando el esplendor alcanzado en los primeros decenios del siglo.

Las jornadas de competición se amplían a dos ciclos de tres días cada uno de ellos; se oficializan las carreras de Sanlúcar y se integran en el circuito hípico nacional (junto a Madrid, San Sebastián y Sevilla) y reciben un decisivo apoyo por parte de la Real Sociedad de Fomento de la Cría Caballar de España que las hacen mundialmente famosas.
El tiempo

Martes


Máximo: 33° C
Mínimo: 20° C

Miércoles


Máximo: 32° C
Mínimo: 19° C
lavozdigital.es

EN CUALQUIER CASO TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS:
Queda prohibida la reproducción, distribución, puesta a disposición, comunicación pública y utilización, total o parcial, de los contenidos de esta web, en cualquier forma o modalidad, sin previa, expresa y escrita autorización, incluyendo, en particular, su mera reproducción y/o puesta a disposición como resúmenes, reseñas o revistas de prensa con fines comerciales o directa o indirectamente lucrativos, a la que se manifiesta oposición expresa.