Hemeroteca |
articulos

José María Deira: «Un buen policía debe ser honesto, trabajador, astuto, hábil y seguro de sí mismo»

Medalla de la Provincia y Jefe Provincial de la Policía Nacional

José María Deira, Comisario Jefe Provincial de la Policía Nacional, es un hombre de exquisita conversación. Profesional íntegro y amante de la cultura en su acepción más enriquecedora. Dotado de un alto sentido de la amistad y, asímismo, defensor a ultranza de los valores humanos. Muestra y demuestra su alegría por la distinción que, tras acuerdo del Pleno de la Diputación de Cádiz, reciben con motivo del Día de la Provincia, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (representados por las dos Comandancias de la Guardia Civil –en Algeciras y Cádiz–, así como la Comisaría Provincial de la Policía Nacional).
–¿Cómo ha recibido usted, en su calidad de Comisario Jefe Provincial, la distinción concedida por el Pleno de la Diputación de Cádiz?
–-Como es natural, un reconocimiento de esta magnitud produce una enorme satisfacción en quien la recibe. La Policía está presente en los nueve municipios más poblados de la provincia de Cádiz y da servicio a más de setecientas mil personas del millón cien mil que conforman el censo provincial. En la provincia de Cádiz, 3.008 personas estamos integrados en la Organización Policial de una u otra manera. Entre ellos hay desde comisarios hasta administrativos y personal subalterno. Como se puede apreciar, es una labor muy importante que requiere de mucha atención y esfuerzo., que realizamos día a día sin que decaiga el ánimo, pero es evidente que los policías y los que trabajan para nosotros, son personas como las demás que tienen sus mismas necesidades y, entre ellas, la de que se reconozca su labor ocupa un lugar preferente. Por eso, al encontrarnos con una concesión como ésta, además de satisfacción, experimentamos una sensación más, la del orgullo de sabernos reconocidos en nuestro trabajo.
–¿Suele reconocerse, en términos generales y a niveles institucionales, la labor de la Policía?
–- En el trabajo diario y en relación con las instituciones con las que solemos trabajar de manera asidua, nuestro trabajo está muy bien valorado. Pero eso es lo normal, ya que pocas organizaciones ofrecen un servicio tan completo, constante y eficaz como el que hace la Policía. Es necesario pensar que somos una organización que presta un servicio continuado todas las horas de todos los días del año, prescindiendo de vacaciones, festivos y otras circunstancias que el resto de los trabajos contemplan de forma inexcusable. Para nosotros, las cosas son al revés que para los demás: cuanta más fiesta celebren los ciudadanos, más carga de trabajo recibimos la Policía y eso es algo que no escapa a las instituciones.
–¿Cree que la percepción que la sociedad tiene en la actualidad sobre la policía es diferente a la de hace algunos años? ¿Es una profesión infravalorada o todo lo contrario?
–- Evidentemente que la percepción social sobre la Policía ha cambiado en los últimos treinta años. Veníamos de una situación política que nada tiene que ver con la de ahora y es lógico que se nos viese de una manera y ahora se nos vea de otra, pero eso es debido a muchas circunstancias. Entre ellas, una que no es nada desdeñable y es el enorme esfuerzo que los que componemos este Cuerpo hemos hecho para ganarnos el aprecio y la consideración que ahora disfrutamos. Piense que en las encuestas que se hacen acerca de las instituciones mejor valoradas por los ciudadanos, desde hace muchos años, después de La Corona, la Policía ocupa el lugar más destacado y eso está ahí y se puede consultar en cualquier momento.
–- ¿Es Cádiz una provincia especialmente marcada por los actos delictivos?
–-Cádiz es una provincia compleja. Muy poblada, con pueblos de mucha entidad, con frontera a dos países y puente entre dos continentes. Es ruta natural de entrada de droga y de inmigración ilegal y es muchas otras cosas que todos conocemos, pero no es una provincia especialmente señalada por la gravedad de los actos delictivos que en ella se cometen; es más, me atrevería a decir que, en comparación con otras de nuestra misma entidad, nuestro nivel de peligrosidad está muy por debajo y, por supuesto, infinitamente más bajo que en el resto de los países del entorno social y geográfico en el que nos desenvolvemos.
–¿Qué virtudes personales debe caracterizar a un buen policía?
–-La profesión de policía es una de las más difíciles y complicadas que existen. Para ser un buen policía hay que partir de unas cualidades naturales que le hagan a uno ser buena persona ante todo, pero luego de ser eso, honesto, trabajador y buen profesional, como todos deberíamos de ser, para ser un buen policía se necesita un plus más y es que hay que ser astuto, hábil, convincente, buen escuchante y sobre todo, lo que yo más valoro: se ha de estar muy seguro de uno mismo, pues de otra manera no puedes aportar seguridad a los demás.
–- ¿Qué mensaje desea transmitir en este momento, tras esta concesión?
–Bueno, yo creo que el mensaje ya está dado y no es otro que el de agradecer, en primer lugar, el reconocimiento que se nos hace, expresar que nos servirá de aliciente para continuar en nuestra labor y que los ciudadanos pueden contar con la Policía porque a su servicio estamos de manera permanente. Para terminar, me gustaría decir que cada día que pasa nuestro trabajo se hace más complicado y cansino, quizás porque apreciamos mayores niveles de intolerancia, sobre todo en las juventudes que se van incorporando a la vida en sociedad, quizás porque lo que antes se expresaba casi exclusivamente en la calle, hoy se hace dentro de nuestras propias casas. Me estoy refiriendo a los problemas derivados de la violencia llamada de género que yo prefiero llamar doméstica y ante la que nada podemos hacer para evitarla.

publi Google
Vocento
RSS