Hemeroteca |
Toros en El Puerto
articulos

Arte y torería

Uno de los festejos que más expectación ha originado dentro del ciclo estival portuense es el que se anuncia para el próximo 7 de agosto. Julio Aparicio, Morante de La Puebla y Manzanares, tres espadas acreditados y reconocidos como artistas. Aún tratándose de matadores de marcada personalidad, que poseen una manera muy singular de entender el toreo, mantienen en común un aspecto muy apreciado por los aficionados más entendidos y exigentes: la acusada plasticidad y elegancia que desprenden sus tauromaquias se inspiran siempre en el más puro clasicismo, en la profundidad y en la ortodoxia.

El codiciado cetro artístico de la torería recae, desde hace años y sin lugar a dudas, en el sevillano Morante de La Puebla. Su embriagadora estética evoca un eclecticismo fértil, como si hubiera bebido personalmente en las imperecederas fuentes de Joselito y de Belmonte, y los sublimes chispazos, los inesperados arrebatos de su toreo, parecen que trasladaran al presente instatáneas añejas, olvidados daguerrotipos que recobasen la vida en la efímera eternidad de ese instante. Y cuando esculpe el aire con la majeza y rotundidad de su capa, parece que contempláramos a Rafael, al mismísimo Rafael de Paula.

Diestro de sobria valentía, hondo y estético a la vez, todas las suertes que ejecuta exalan alegría y naturalidad. En las últimas temporadas ha depurado tanto su estilo que ya se le puede considerar como un torero de época.

En las pasadas ferias de abril y San Isidro ha cuajado históricas faenas y será por mucho tiempo recordado el temple y la cadencia de aquel toreo de capote que abrasó por completo de entusiasmo y frescura a la plaza de Las Ventas.

En lo que llevamos de campaña ha realizado 25 paseíllos y ha conseguido 25 apéndices.

Otro espada que ha demostrado con creces su categoría es José María Manzanares. Triunfador absoluto de la pasada temporada potuense, su presencia se esperada con enorme esperanza por los aficionados. Izado a hombros de capitalistas, este año ya ha cruzado el umbral de las puertas grandes de cosos como Jerez, Sanlúcar, Sevilla, Barcelona, Alicante, Burgos...Contabiliza un total de 30 corridas y ha cortado 37 orejas. Se trata de un torero con verdadera hondura y sabor que viene confirmando las mejores expectativas que en él se depositaron.

Abrirá cartel el sevillano afincado en Madrid, Julio Aparicio. De corte eminentemente artista, entiende el toreo como producto casi exclusivo de golpes de inspiración. Desde que tomara la alternativa en la feria de abril sevillana de 1989, su carrera siempre ha venido condicionada por los continuos y marcados altibajos mostrados en su nivel artístico. La cima de estos cíclicos vaivenes tal vez la marcara la memorable jornada del 18 de mayo de 1994, en la que se presentaba como matador en Las Ventas y de la que salió a hombros tras realizar una extraordinaria faena. Tras pasar varias temporadas casi retirado de los ruedos, en las dos últimas campañas ha toreado un número considerable de corridas y ha cosechado éxitos estimables. En este año de 2009 ha sumado 8 festejos en los que ha conseguido 6 orejas.

Las reses a lidiar pertenecen al extensa vacada gaditana de Núñez del Cuvillo. Las figuras del toreo se disputan la presencia ante sus toros pues suele generar ejemplares que destacan tanto por su nobleza como por su bravura. Justo en el difícil equilibrio encontrado entre estos dos caracteres, bravura y nobleza, radica el éxito de Joaquín Núñez como ganadero. Éste creó la ganaderia en 1982 a partir de astados de Osborne, a los que luego agregó vacas y sementales de diversa procedencia. En la actualidad, existe un claro predominio de la línea derivada de Marqués de Domecq.

Vocento
RSS